Seeds insights

Monotributo para principiantes o freelancers inexpertos

Una pequeña guía para aprender a usar el portal de la AFIP en pocos pasos.

July 14, 2021

¿Por qué debo facturar e inscribirme como monotributista?
Se trata de una manera simplificada para que los trabajadores independientes puedan pagar impuestos. Sí, todos debemos pagar impuestos y es obligatorio operar según las regulaciones vigentes. Y para mantenernos informados de cambios en la legislación lo más funcional es crear una alerta de la palabra Monotributo.
El monotributo te permite emitir facturas por los trabajos que realices, elegir una obra social y acceder a una jubilación. Ninguna empresa local o internacional va a contratarte si no podés emitir facturas por tu servicio. Lo primero que te pedirán al terminar cualquier proyecto por más insignificante que te parezca (la traducción de un párrafo) es la factura electrónica por el servicio prestado. Para inscribirte y darte de alta en el monotributo necesitás tener CUIT y Clave Fiscal.

La clave fiscal es una contraseña que te otorga AFIP para que realices tus trámites electrónicos y la podés obtener de manera online descargándote la app de AFIP aquí. Es una pavada. El CUIT (Código Único de Identificación Tributaria) es una clave con la que la AFIP identifica a trabajadores autónomos, comercios y empresas y se puede solicitar desde la comodidad de tu hogar aquí. También una pavada.

¿Cómo me adhiero al bendito monotributo para poder facturar?
El primer paso es ingresar la web principal de AFIP y entrar al portal Monotributo. Menuda hazaña, pero prometemos que la página es dinámica y fácil de usar. (Aunque usted no lo crea.)
Dale click al botón comenzar y agudizá tu mente pues los datos que ingreses deben ser correctos y fehacientes. (De todos modos, no transpires, vas a tener oportunidad de confirmar datos durante el proceso.)

¿Cómo sigo?
El sistema muy amablemente te va a guiar por los primeros pasos básicos y te derivará automáticamente al sistema Registro Único Tributario. Allí tendrás dos opciones y vas a elegir la primera, la que corresponde si vas a realizar actividades por las que debés facturar.

Uno de los pasos cruciales en esta aventura es el correspondiente a la declaración de tu actividad. Vas a poder buscarla por nombre o código de actividad de AFIP y vas a seleccionar la tuya de una lista desplegable.

Para facilitarte este paso te aconsejamos que previamente a que inicies el proceso busques el código de tu actividad aquí y te anotes el código que corresponde a tu actividad.

Luego, podrás elegir de qué forma vas a trabajar y vas a seleccionar la opción “Voy a trabajar independiente” y vas a optar la obra social. Consejo: si ya tenés una prepaga, informate sobre con qué obra social tiene convenio y así podrás derivar los aportes.

La importancia de la categorización y el sistema de recategorización
La categoría de monotributo se te asigna en base al tipo de actividad que desarrollás (venta de productos o, como posiblemente sea tu caso, prestación de servicios) y al lugar donde se lleva a cabo (local o establecimiento en particular, o sea tu casa u oficina), la superficie, el total anual de energía eléctrica consumida, el monto a pagar por el alquiler anualmente y, lo más importante, el ingreso bruto anual que es un cálculo anual estimativo de los ingresos que se obtienen por el desarrollo de la actividad, es decir la facturación anual teniendo en cuenta los
gastos e inversiones.


Actualmente, los monotributista tienen dos fechas al año (fin de diciembre y fin de junio) para analizar la situación y recategorizarse. Si tu facturación o ingresos superan los parámetros fijados por tu categoría, AFIP puede recategorizarte de oficio una vez al año y tendrán en cuenta tu facturación ya sea de junio a junio o de diciembre a diciembre. Por eso es imprescindible que controles los topes de cada categoría, tu facturación anual y tus gastos registrados. Es importante que para que no te recategoricen de oficio, no te excedas de la facturación contemplada por tu categoría.

Te recomendamos que cuando te inscribas por primera vez, te registres en la categoría más baja dado que las recategorizaciones son en relación con los facturado en los 6 meses anteriores (y vos aún no facturaste nada) El error más común es elegir la categoría según lo que proyectas facturar. No te preocupes que el sistema ten las fechas de cierre (enero y julio).

También podés tener la astucia de, por ejemplo, esperar un día para facturar x trabajo y así no pasarte del monto de tu categoría. (Un trabajo que podés facturar el 31 de diciembre, facturalo el 1ro de enero)

Las categorías van de la “A” a la “H” siendo la “A” la más baja. (Dícese, vas a pagar menos mensualmente.) Es fundamental tener los pagos del monotributo al día (es decisor para tu nivel de perfil de riesgo) y los mismos deben efectuarse hasta el día 20 de cada mes. Lo más práctico es que optes por la opción de débito automático así no te olvidas de pagar y cuentas claras conservan la amistad. Las cuotas arrancan en $2000 y ascienden a $14000 en la. categoría más alta.

Recomendaciones para la organización de tus cuentas
Puede parecer exagerado, pero te sugerimos armar un Excel para que puedas llevar de forma ordenada y prolija todo lo referido a tu facturación, y puedas saber rápidamente si estás por pasarte o no de tu categoría. Las columnas podrían ser: N° de factura, monto, fecha, CUIT del cliente y concepto. De esta manera vas a poder controlar fácilmente tus ingresos mes a mes. Si no abonas el monotributo de forma automática podés también sumar una columna de pagos mensuales y si sos un fanático del orden podés descargar cada factura electrónica que
emitas y sumar el link al Excel.

Esta nota tiene como objetivo ser un primer acercamiento al mundo del monotributo. Un pantallazo amigable y de fácil comprensión. Antes adherirte al monotributo te recomendamos consultar con un contador o un monotributista amigo.

Mirá más artículos similares

Suscribite a nuestro blog

¡Gracias por suscribirte!
¡Ups! Algo malo pasó mientras te suscribías, ¡intentalo nuevamente!