Seeds insights

El poliamor laboral

Una nueva forma de hablar de vínculos en el trabajo: el poliamor laboral

July 20, 2021

Te propongo un ejercicio: imaginate una “relación laboral” y pensá cuántas horas por día lleva, cuántos días se trabaja, cuántos empleadores existen y cómo es tu vínculo.

Bien..

¿Ya pensaste?

Okay

Dejame decirte algo:  No toda relación laboral tiene que ser de 8 o 9 hs diarias, trabajadas de Lunes a Viernes, con un único empleador y en un vínculo de “dependencia”. 

Es una realidad, las sociedades “modernas” crearon un modelo de relación laboral que describe los patrones que vos pensaste. No sos básico, es nuestro paradigma social y cultural. De la misma forma que si te preguntaba muchos años atrás cómo era una familia me hubieses dicho “mamá, papá y dos hijos”. Todavía hoy, nos cuesta imaginarnos vínculos laborales diferentes. 

Pero.. ¿Qué pasa si nos animamos a ver las cosas de otra forma? ¿Qué pasa si nos animamos a evolucionar algunos de esos paradigmas establecidos? Lo que pasaría, si me dejan responderles, es que empezaríamos a darle visibilidad a otros tipos de vínculos laborales, que hoy no son tan “aceptados” o al menos, no tan conocidos. 

Un ejemplo de esto, es lo que yo llamo el Poliamor Laboral, se los introduzco. 


¿Qué es el poliamor laboral?

Llamo poliamor laboral sencillamente a aquellas relaciones laborales que se establecen entre una persona y dos o más empresas o clientes, con consentimiento de todas las partes. En esencia, son clásicas relaciones comerciales (proveedor-cliente) pero de carácter empresa-persona. 

Aquellos que practicamos el poliamor laboral, simplemente no nos identificamos con aquel viejo paradigma de que una persona debe abocarse o dedicar su entera carrera profesional a una misma organización. Ni siquiera, a una organización a la vez. 

Bajo la visión del poliamor laboral, analizamos el vínculo con un poco más de apertura, e integramos la posibilidad de colaborar, con múltiples empresas, incluso en paralelo. La forma de ejecutarla es sencilla: uno puede simplemente ir manteniendo vínculos diferentes con distintas organizaciones, en formatos diferentes y estructuras personalizadas. De igual forma, se puede dar recíprocamente (una empresa → multiples colaboradores)

Vivimos en un mundo tan evolucionado que ya no podemos seguir atandonos a viejos conceptos. ¿Por qué, si la manera en la que vivimos cambió TANTO, la forma en la que trabajamos sigue siendo la misma? ¿Dondé están los límites de esta evolución?

Los límites están, como siempre, en nosotros mismos. En nuestros miedos, y en nuestras costumbres. Sencillamente, muchas personas (dentro y fuera de las empresas) estamos acostumbrados y habituados a trabajar de una sola forma y no vemos otras posibilidades. Pensamos, equivocadamente, que si las cosas cambian, van a fallar. (Qué paradoja. Casi como si no estuvieran fallando hoy en día)

Pero la realidad es que, para muchos de nosotros, cerrarnos a la monogamia, es un dolor de cabeza, es un problema. Para aquellos que somos curiosos, inquietos, irreverentes (como dice mi amiga Mechi), estar en una relación laboral tradicional es sinónimo de derrota. Elegir, es perder, y lo sabemos. Pero, en este caso, ¿Quién dijo que era imprescindible elegir entre uno u otro?


Las ventajas económicas

Para aquellos escépticos que necesitan datos para todos, el poliamor laboral también puede ser entendido como una ventaja económica. En un mundo super especializado como el que estamos viviendo, se ha vuelto muy complejo y caro acceder a contratar algunos talentos muy escasos. 

La realidad es que la complejidad y el alto valor dependen, en cierta medida, de que la mayoría de las empresas buscan contratar a las personas bajo el viejo concepto. Esperan exclusividad, dedicación full-time y además, mucho compromiso con la marca. Y, seamos francos, todo eso tiene un costo de oportunidad demasiado grande para quién debe aceptarlo. 

Esa es una de las razones por las cuáles hoy muchas empresas directamente no pueden acceder a contratar, por ejemplo, desarrolladores seniors: simplemente no están dispuestos a pagar el costo de oportunidad de ellos. ¿Pensaron en hacerlo de otra forma? ¿Pensaron que quizás, existe un desarrollador en el mundo que le interese su proyecto y puede apoyar, con algunas horas, o incluso liderando el proceso? 


Nuestro compromiso con el Poliamor

Dar el espacio para que las personas (que quieren) puedan tener múltiples experiencias laborales en paralelo, es un compromiso que asumimos en Seeds en nuestro camino hacia seguir evolucionando las formas de trabajar. 

Por eso, no solo somos fieles creyentes en el poliamor, sino que además, tenemos parte de nuestro equipo colaborando de esta forma. El día que conocimos a Santi, supimos que queríamos trabajar con él y él nos dejó claro que quería trabajar con nosotros. No sabíamos cómo estructurarlo, él tenía otro trabajo, nosotros no podríamos absorber todo su costo de oportunidad de renunciar. 

Su propuesta fue sencilla: ““Para mi 2020 fue el año de probar trabajo full remoto, y recién en 2021 se dieron las condiciones para empezar a trabajar con más de una empresa. Obviamente que al principio me requirió un esfuerzo extra, pero luego de pasar esa etapa de activación (que tiene toda la ansiedad y el stress de empezar un nuevo trabajo), la verdad es que lo vivo como si estuviera trabajando en diferentes proyectos en una misma empresa. Hay que ser ordenado en el manejo de tiempos, y extremadamente prolijo en cumplir con los entregables acordados, porque diría que es un modelo que funciona en un 80% en base a la confianza entre las partes, por eso si los compromisos no se cumplen todo se empieza a caer. Desde el punto de vista de las empresas con las que uno trabaja, es una oportunidad enorme de “fertilización cruzada”, es decir que lo que uno aprende on-the-job de un lado lo termina aplicando del otro.”

Ser más libres, poder ser quiénes somos y así, aportar todo lo que tenemos para aportar en este mundo. De eso se trata la construcción de nuevos paradigmas. De liberarnos de nuestras propias cadenas para saber que la opción no hace a la decisión y que respetar los deseos del otro nos nutre a todos como sociedad. Ser y dejar ser. 

¿Alguna vez dejó el mundo de evolucionar? Abracemos los cambios y dejémonos sorprender. Hay mucho, pero mucho por disfrutar y aprender. 




Mirá más artículos similares

Suscribite a nuestro blog

¡Gracias por suscribirte!
¡Ups! Algo malo pasó mientras te suscribías, ¡intentalo nuevamente!